miércoles, 12 de octubre de 2011

De la soltería y otras hierbas

Después de mucho tiempo de estar enamorada y en pareja, encontrarte de repente con que estás soltera es toda una situación. Especialmente para las mujeres. Tu vida cambia de manera radical. En todo sentido. Pero básicamente, te da letra. Mucha letra.

Cuando llegás a los (casi) 30 sin concubino (bonita palabra si las hay -?-) ni marido (o ex) y sin hijos, aunque vos te tomes un cóctel de superación y el resto del mundo te diga: 

"¡Pero hoy eso es re normal! Es nuestra generación, estamos viviendo una adolescencia tardía"


... te transformás en un bicho raro. Y qué decir si no tenés un novio mínimamente "formal". Ahí sos una freaky total. No importa si hasta hace un tiempo estuviste enamoradísima y tu historia fracasó, lo único que cuenta para el resto del mundo es que, hoy, a tus (casi) 30, estás sola. Algo mal debés estar haciendo. Algún "defectito" tenés que tener. Para colmo de males, nunca faltan los descerebrados de turno que te joden la existencia momentánea con sus comentarios desafortunados de mierda. El último que tuve la suerte de escuchar fue el de una persona a la que veo todos los días, pero de la cual, por cuestiones de supervivencia (?), voy a evitar dar más detalles. Vamos a llamarla "Susanita".

Susanita es esa mina con corazón de señora mayor que ronda los 36 años, que se casó a los 18 y que viene pariendo desde los 19, tomándose un respiro entre pendejo y pendejo sólo para que se le acomode la cachufleta en su lugar antes de tener otro. Es divina, pero su mundo se limita a la maternidad. ¿Divina, eh? Pero con una visión del mundo, definitivamente, diferente a la mía. No le importa si no se va de vacaciones hace 10 años, si vive preocupada porque la plata no le alcanza y tiene que hacer magia (y mucha magia) para llegar a fin de mes. Ella procrea, procrea, procrea. Sin pausa. Y todo bien con que cada quien haga de su útero lo que le plazca, pero decididamente, no es lo que quiero para mí.

Cuestión que charlando sobre los hijos, la familia y demás, cuando te toca el turno de "justificar" por qué si te gustaría ser madre, "todavía" no lo sos, vos decís que sí, que te gustaría ser madre pero que el "detallito" es que hoy en día no tenés un "pito" que materialice ese deseo. Sí, ok, pitos hay a montones, pero vos querés un pito acompañado de un cuerpo provisto de una personalidad que te guste y, como si eso fuera poco, que partecita a partecita compongan un hommo sappiens en su mayor punto de evolución genética (?) del que te enamores locamente. Sólo así querrías ser madre: compartiendo eso con alguien de quien estés total y absolutamente enamorada. De lo contrario, no. 

Pero Susanita, la mamá feliz de cachufleta baqueteada, incapaz de comprender razones que puedan alejarte del leit motiv de su vida que, como ya dijimos, es parir cueste lo que cueste como si fuera una mártir que por un llamado celestial tiene a cargo la misión de asegurar la continuidad de la raza, te dice algo como:

- "Y Lu, pero ya tenés (casi) 30... si querés tener hijos tenés que ver de que no pase demasiado tiempo, ya sos grande...".

Y vos la escuchás mientras tu cerebro automáticamente empieza a hacer números. Te empezás a acordar de que recién vas por la quinta cuota de ese electrodoméstico divino (pero carísimo) que compraste y que si la matás ahí mismo, por más que alegues emoción violenta, te vas a quedar sin laburo y no da. Entonces tu cuerpo vuelve en sí y con la mejor sonrisa de la compañera del año, le decís: 

- "Y sí, pero bueno, qué le vamos a hacer... Es lo que hay".

Claro, tu respuesta automática, sincera e instintiva hubiese sido otra. Pero la vida en sociedad impone ciertas pautas de comportamiento e interacción para con el otro que no permiten que "seas vos". Tenés que caretearla, conservar la postura, ser diplomática, mantener los "buenos modales". Porque sí, claro que quiero tener hijos Susanita, pero... ¡HOLA! A ver, decime mami: ¡¿Cómo carajo se te ocurre que puedo pensar siquiera en la idea de tener un hijo sin un hombre que me ame y viceversa?! Claro, a lo mejor vos pensás que debería ir a un banco de esperma... Pero cómo no se me ocurrió antes ¡qué pedazo de idea! 


¿Acaso no es el sueño de toda mujer ir a una clínica, abrirte de gambas y que te metan el esperma de un desconocido "ahí"? (eso sí, desconocido pero de ojitos azules, cuerpo para el crimen y doctorado en Harvard).

Por no mencionar lo maravilloso que sería pasar esos nueve meses sola como un hongo de montaña mientras no tenés a quién contarle cómo patea tu bebé. ¿Y qué me decís del parto? ¿Hay algo más atractivo que estar sola gritando como un chancho mientras lo hacen jamón ahumado y que la única que te sostenga la mano sea una enfermera? ¡El sueño del pibe!


Y encima me dice "estás grande"....  ¡¡¡Grande!!!


¡¡¡¡¡Grande tenés vos la concha, Susanita cachufleta baqueteada y la puta madre que te parió!

7 comentarios:

  1. Se suponía que la histérica y loca de mierda del grupo era yo... pero bueno, después de esto si no hago reventar al mundo, no remonto mi reputación ni con pala!! (?)(?)

    Genial Lu!! Mandala bien a la mierda a esta Susanita!!!! Si ella quiere el equipo de futball completo no te hagas cargo!!! jaajajaja

    ResponderEliminar
  2. Bel! no te permito decirme histérica y loca de mierda!!! jajajajajaj.

    ResponderEliminar
  3. Demasiadas Susanitas cagavidas por el eter...

    ResponderEliminar
  4. Mujeres, parecen...
    Mirna tenía una amiga: http://artistinconcluso.blogspot.com/2006/06/el-cuento-de-mirna.html

    ResponderEliminar
  5. De arranque, te digo, el tema de los 30 quedo para nuestros abuelos o padres. Ellos estaban desauciados si no se casaban a los 22. Yo me propuse llegar a los 30 y lo logre. Y despues de todo, para que carajo plantearse limites para ser infeliz?
    Saludos!
    LGS

    ResponderEliminar
  6. yo tengo 25, soy la unica soltera de mi familia, primas, primos, hermano menor, hermana menor,todos casados y ahora si que yo ni novio tengo, todo bien todo cool, no tengo prisa, pero a cada boda, baby shower o otro evento familiar al que la sociedad me obliga a ir, siempre me aparece la pregunta rigurosa " y tu para cuando hadita?, ya es hora, o te quedaras a vestir santos." solo mi mami no me molesta con eso, dos hijos casados le dan toda la felicidad necesaria.

    ResponderEliminar

Dale, ¡sacate las ganas!